Liposucción y Lipoescultura

Las deformidades por acúmulos grasos localizados se resuelven con una liposucción. La liposucción no es un tratamiento de la obesidad, sino que está destinada a corregir aquellas regiones corporales en las cuales persisten acúmulos grasos habitualmente rebeldes a los regímenes dietéticos. Así se puede aspirar grasa de distintas partes del cuerpo: caderas, muslos, rodillas, tobillos, brazos, abdomen, cara, etc. Puede además usarse como técnica complementaria a otras intervenciones (estiramiento facial, abdominoplastia, etc.). Habitualmente se realiza con anestesia local y sedación, pero en casos muy extensos se llevará a cabo con anestesia general. Es normal que aparezcan cardenales e inflamación de los tejidos en la zona aspirada. No se deben evaluar los resultados de una liposucción antes de que hayan transcurrido un mínimo de tres meses. Si la elasticidad cutánea estaba disminuida pueden quedar irregularidades o pequeñas depresiones que pueden requerir corrección adicional mediante liposucciones selectivas y/o inyecciones de grasa.

Durante la primera consulta, evaluaremos tu estado general, los depósitos de grasa existentes y el tono y firmeza de la piel. Se te explicarán los métodos alternativos para mejorar el contorno corporal y discutiremos las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejores para ti.

Se te darán instrucciones acerca de cómo prepararte para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos, vitaminas y suplementos de hierro. Asegúrate de que algún familiar o acompañante pueda llevarte a casa cuando se te dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarte un par de días.

La liposucción se realiza en quirófano, dentro de una clínica u hospital y la duración dependerá de la cantidad estimada de grasa aspirar. La liposucción no debe realizarse en consultas o habitaciones puesto que no disponen de las condiciones de asepsia y equipación mínima. Muchas veces se realiza en régimen ambulante, sin que sea necesario el ingreso o si son muy extensas, puede ser necesario un ingreso de 2 ó 3 días.

No esperes tener un aspecto óptimo justo después de la cirugía; además te encontrarás más pesada debido al exceso de fluidos que se administran. Las áreas liposuccionadas estarán hinchadas y con hematomas y puedes tener una sensación de quemazón que se aliviará con la medicación que te prescribiremos. Puedes perder sensibilidad en las zonas tratadas, pero no te preocupes porque se recuperará. No es raro que te sientas algo deprimida en los primeros días o semanas tras la cirugía; es algo normal y cederá a medida que vaya viéndose mejor.

Tendrás que empezar a caminar tan pronto como te sea posible (para prevenir la formación de trombos venosos en las piernas), pero no realices actividades intensas durante 2 a 4 semanas. El hinchazón y los hematomas desaparecerán en el primer o segundo mes tras la liposucción; sin embargo, una mínima inflamación puede mantenerse durante 6 o más meses.

La liposucción es una técnica segura, siempre y cuando se seleccione bien al paciente, el quirófano esté bien equipado y sea realizada por un cirujano plástico cualificado.

Doctor Vallejo

Cirujano Plástico en Madrid

c/ Castelló 68, entreplanta

28001, Madrid, España

Telfs: +34.917812266

consultadoctorvallejo@outlook.es

Cita médica